Invitación a curso Gratuito “Sanando el Alma” – Dr. Mariano Barragán

Invitación Sanando el alma

Hoy en Diabloguemos y el Instituto Mexicano de la Pareja, tenemos el gusto de extenderles la invitación al curso “Sanando el Alma” y qué mejor para hacerlo que el Doctor Mariano Barragán.

 

”Sanando el alma”

A través de mi experiencia personal y profesional como Médico y Psiquiatra, he detectado como la mayor parte de las personas vivimos inmersos en el temor, angustias y tristezas, lamentamos pérdidas y vivimos carencias, acumulando mucho sufrimiento.

Sin embargo, existe un camino que permite modificar esta condición para vivir en plenitud, este es el desarrollo del autoconocimiento que nos permite encontrar lo que realmente somos y no lo que creemos ser  (yo o “EGO”) de tal forma, que cuando descubrimos quienes somos, comenzamos  a definir nuestras verdaderas necesidades para entrar en armonía con nosotros mismos y con nuestro entorno, y así, empezar a disfrutar del gozo del alma.

Por tanto, quiero compartir con todos y sin distinción alguna, la invitación al curso “Sanando el alma” con la única intención de compartir este mensaje con terapeutas y público en general, interesados en descubrirse a sí mismos y establecer una armonía interna, para luego, compartir esta idea con lo demás.

Este evento será GRATUITO y se realizará los días viernes a partir del 18 de Enero en un horario de 8:00 a 10:00 am, no es necesario asistir todos los viernes puesto que las sesiones no son secuenciales. Cabe destacar que no tendrá valor curricular puesto que la intención es que la actividad profesional sea un aprendizaje personal.

La cita  es en el Instituto Mexicano de la Pareja ubicado en Paseo de la Reforma 2693, Torre A, 11º. Piso, Col. Lomas de Bezares, 11910. Habrá preferencia a todos los que reserven su lugar al 5257.0152 o por mensaje en www.facebook.com/ametep o en twitter: @Ametep.

Reciban un gran saludo y los espero sin falta

Dr. Mariano Barragán
Médico Cirujano, Psiquiatra y,
 Especialista en Medicina Control de la Edad
www.drmarianobarragan.com

Twitter: @drmarianob

Anuncios

La mujer en la segunda etapa de su vida

Aportación al IMP por Juan Antonio Díaz Becerra

Por mucho tiempo se había sostenido que las experiencias infantiles, y a lo sumo las de la adolescencia, eran los cimientos esenciales en los que se basaban las vivencias de la adultez, pero la mitad de la vida, entre los 35 y los 45 años aproximadamente, señala un punto crucial de cambio en el desarrollo del ser humano que debe ser considerado.

La vida humana puede compararse con el recorrido del sol. Por la mañana asciende e ilumina el mundo. Al mediodía alcanza su cenit y sus rayos comienzan a disminuir y decaer. La tarde es tan importante como la mañana. Sin embargo, sus leyes son distintas. Para el ser humano esto significa el reconocimiento de la curva vital que desde su mitad ha de ajustarse a la realidad interior en lugar de la realidad exterior. Ahora se exige la reducción a lo esencial, el camino hacia lo interior, la introversión en lugar de la expansión.

Esto plantea a la mujer, objeto de este artículo, un sinfín de tareas que sí fuera posible generalizar serían:

  • Deberá, en lugar de estar como hasta entonces a la escucha de las expectativas del mundo, prestar su oído a la voz interior y poner manos a la obra del desarrollo de su personalidad interior.
  • Dejar de aferrarse crispadamente a su personna (Mascara), a la identidad sin humor, a la profesión, a las ocupaciones, a lo conocido, a lo habitual (de ahí el apego a aspectos o cosas que pueden dificultar su individualidad). Esto implica, centrarse en lo relevante, en lo esencial, en sí misma.
  • Se debe aceptar la sombra (lo inconsciente), aquellos aspectos de la personalidad que durante la primera mitad de la vida habían sido rechazados. Pero es frecuente que en la segunda mitad de la vida, la mujer cree que por fin se puede vivir lo reprimido. Pero en lugar de integrarlo se cae victima de lo no vivido y se reprime lo hasta entonces vivido. Así permanece la represión y solamente cambia de objeto. Con la represión continúa la perturbación del equilibrio. Se sucumbe al error pues un valor opuesto ha abolido el valor que hasta entonces tuvo vigencia. Pero ningún valor ni ninguna verdad de nuestra vida se puede negar sin más con su contrario sino que más bien son correlativos. Con ello, se puede observar que lo que se debe hacer en la segunda mitad de la vida no es vivir lo rechazado, lo no vivido, sino integrar ambas cosas: lo vivido (que nos da experiencia) y lo no vivido (los deseos), lograr una unidad, una totalidad.
  • En la segunda mitad de la vida la mujer debe confesarse y decirse que todo lo que le atrae del hombre lo lleva en si misma. Descubrir que tiene muchas capacidades que no ha explorado ni explotado, y que ello la pudieron haber conducido a que dependiera enormemente del hombre (padre, esposo, etc.).
  • Para la mujer, en esta etapa de su vida, las exigencias laborales, ascéticas y morales son importantes para salir desde su ser maternal, cobijante y protector y llegar al empeño práctico y a la responsabilidad.
  • El verdadero problema que el ser humano enfrenta en la segunda mitad de su vida es, en última instancia, su actitud ante la muerte. La curva psíquica de la vida en su declinar marcha hacia la muerte. Es frecuente que la mujer, en lugar de mirar hacia adelante, a la meta de la muerte, mire hacia atrás, al pasado. Mientras deploramos que un hombre de treinta años mire nostálgicamente a su infancia y permanezca pueril, la sociedad actual admira a las mujeres maduras que tienen aspecto juvenil y se comportan como jóvenes. Un signo típico de la angustia ante el futuro en la mujer es el aferrarse al tiempo de la juventud. ¿Quién no conoce a esas conmovedoras personas que evocan constantemente sus tiempos de estudiantes y que solamente en esa memoria de sus heroicos tiempos homéricos pueden encender la llama de la vida, pero que por lo demás están acartonados en un filisteismo sin esperanza?

Es indudable que estas no son las únicas tareas que la mujer debe enfrentar en la segunda mitad de su vida, sino son simplemente para que la mujer reflexione sobre sí misma y empiece el largo camino de su autodescubrimiento. Una tarea llena de riesgos, pero también llena de promesas. Exige menos conocimientos psicológicos y más autoconocimiento y reflexión.

A medida que la mujer vaya despertando de su largo letargo y se vaya sacudiendo las cadenas impuestas por el hombre y la sociedad, se irá dando cuenta de dos cosas: primero, que no es tan difícil ni tan arriesgado romper con lo establecido. Segundo, que la base fundamental de su confinamiento, los “valores” religiosos y morales tradicionales, el temor al castigo “divino”, es una pura patraña inventada por el hombre que se sacó de la manga un “dios machista” y toda una serie de preceptos obligatorios.

Entonces, a la mujer sólo le queda un último escollo, ella misma, pero paradójicamente el resultado de esta autoconfrontación es aceptarse a si mismas, ser capaces de reconciliarse consigo mismas y por ello se reconcilian también con las circunstancias y los acontecimientos contradictorios.

Así, la liberación que la mujer debe lograr en la segunda mitad de su vida pasa por el reencuentro con Dios (No un Dios externo, impuesto, sino el descubrimiento de la disponibilidad para volverse hacia el interior para oír al Dios que está en nosotros), descubriendo su naturaleza femenina, y por la potenciación de lo femenino, energía que deberá envolverlo todo, compenetrarlo todo, y que implica que muchos conceptos y valores sean transformados, incluso en la mente de la misma mujer, porque su forma de pensar, y de vivir, emana de una educación machista, siendo en muchos casos, la mujer, la primera en poner trabas a su propia liberación.
La liberación de la mujer ya está en marcha y no tiene vuelta atrás. Y aunque todavía quede la mayor parte del camino por recorrer, ya surgen atisbos de lo que será un mundo en el que las mujeres ocupen el lugar que les corresponde.

De la igualdad al Color

Esta fotografía fue coloreada digitalmente ya que es una imagen antigua y en blanco y negro, pero su particularidad es otra, tiene una verdadera historia que vale la pena leer, que nos impresionó y por ello, decidimos publicar este post.

Dorothy Counts fue la primera estudiante negra en ser admitida en una escuela pública norteamericana (de blancos). La fotografía retrata a su primer día de clases en la Universidad de Harry Harding, Carolina del Norte en Estados Unidos en 1957. El Vestido de Dorothy fue confeccionado por su abuela para su primer día de escuela.

Cientos de estudiantes la siguieron y acompañaron en  su llegada a la escuela. Algunos le arrojaron  cosas mientras que otros le hacían gestos obscenos. Los estudiantes gritaban para que regresara a casa. Dorothy siguió contenía la calma.

Este momento absurdo de violencia continuó en los días siguientes, exactamente, vivió 4 días de persecución e insultos.

Le arrojaban basura durante su tiempo de comida y su armario fue saqueado. Recibió  llamadas telefónicas amenazadoras, lo cual agravó aún más la situación. Finalmente, sus padres determinaron que sus vidas corrían peligro por lo que optaron por sacarla de la escuela.

Puede parecer poco, pero los cuatro días en que Dorothy trató de asistir a la Harry Harding High School fue de gran importancia para el movimiento de derechos civiles y el fin de la segregación racial en los Estados Unidos. Así, se demuestra que los prejuicios hacen a la gente ignorante y ciega-

A continuación el enlace del video con imágenes de los 4 días que Dorothy se enfrenta a este Inferno, con fe, dignidad, tolerancia, perseverancia y valentía frente a los prejuicios y la discriminación. Es sin duda, un ejemplo de la lucha por los derechos civiles y el derecho básico a la educación y garantizar la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Liga del vídeo: http://youtu.be/Y7DUuAYK1RM

Fuente: Educa Tube.

Del Intento de Suicidio y Soledad a la Integración por Medio de su Ángel: La historia de Josefina

Aportación de la Dra. en Psicoterapia Alicia Abadi para el IMP 

 

Josefina tiene 35 años, es una mujer fuerte y decidida que llegó a terapia hace unos años después de haberse intentado quitar la vida. En su niñez Josefina sufrió múltiples abusos físicos, sexuales y emocionales así como abandono por parte de sus padres. Vivió mas de 30 años cargando con los síntomas de estos abusos sintiéndose sola y creyendo que su única escapatoria a tanto dolor era quitarse la vida. El trabajo en terapia la ayudó a sentirse fuerte, a sanar muchas heridas, a salir adelante, a ver su belleza interna y su valor.

Pero la vida le seguía presentando obstáculos, un divorcio, problemas de salud, problemas económicos y el estar sola con todo esto en un país extraño. Josefina llegó a una de sus sesiones con una terrible sensación de soledad, cansada de tener que ser fuerte, de tener que lidiar con todo y no tener a nadie que vea por ella, alguien en quien apoyarse, que la pueda proteger. Al hacer una sesión de GIM (terapia con música que nos lleva a estados alterados de conciencia) Josefina tuvo una experiencia maravillosa.

La música la llevó primero a sentir el miedo y a verse en un lugar oscuro, al ponerse en contacto con sus sensaciones, la oscuridad y el miedo comenzaron a disiparse y es entonces que empezó a sentir la presencia de D-os. Pudo ver a un ángel. El ángel fue recorriendo su vida con ella y le fue mostrando todos los momentos en los que estuvo ahí con ella y la ayudó.

La ayudó a alejarse de lo malo y acercarse a lo bueno, a pasar por dolor sacándola de situaciones difíciles, Josefina pudo ver a través de los ojos del ángel su vida diaria, sintiendo que siempre ha estado con ella, sintiendo su sabiduría interna, pudo ver que en la mañana estaba ahí y que siempre ha estado ahí. Le mostró como esta en cada beso de su hijo cuando se despide en la mañana, como estuvo con ella el día en que sintió una fuerza que la impulso a ir a terapia, como esta en la sonrisa del señor al que le compra las flores. Como desde su niñez hasta ahorita siempre ha estado con ella.

Sintió que un velo se le quitó de los ojos y pudo ver por medio del ángel que nunca ha estado sola, que D-os siempre esta con ella. En las siguientes sesiones estas sensación de compañía y cercanía a D-os siguieron con ella ayudándole a ver la vida desde otra perspectiva.

Esta terapia nos contacta con nuestros recursos y sabiduría interna, que creamos que el ángel es real o una metáfora de su inconsciente no cambia el hecho que Josefina encontró los recursos necesarios para salir adelante y la puso mas en contacto con su mundo interno.

También disponible en: http://diariojudio.com/bin/columnistas.cgi?Rank=1&CID=109&q=t#list

LA MUJER Y LA SATISFACCIÓN MARITAL (Conclusión).

Conclusión

Mariana Margalef Mendoza
Aporte para el Instituto Mexicano de la Pareja

 

http://tiempodemujer.files.wordpress.com     A través de las tres publicaciones pasadas, hemos expuesto que se puede inferir que la satisfacción marital, es la actitud que el sujeto tiene hacia su relación marital y hacia su cónyuge y que su evaluación está sujeta a factores internos (rasgos de personalidad, valores, creencias, etc.) y a factores externos (como por ejemplo el nivel de comunicación que se experimente con el cónyuge).

Además, se puede considerar que la satisfacción que experimente la mujer en su matrimonio depende de una diversidad de factores, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Los valores y las creencias que la mujer tenga sobre la institución matrimonial, en este sentido entre más conservadora sea su escala de valores, pudiese ser que la conlleve a sentirse más satisfecha en dicho estado civil.
  • La idealización que siga manteniendo y conservando de su pareja (que mantenga de una forma u otra lo que la sociedad dicta como “un buen marido”).
  • De que si tiene que trabajar, sea más bien por desarrollo personal y no por necesidad (trabajo voluntario).
  • Del número y edad de los hijos.
  • Del ciclo vital de la pareja por la que estén atravesando (duración del matrimonio).
  • Que se dé una relación de “compañerismo” con el cónyuge.
  • Que sean satisfechas sus necesidades de afecto y sexuales (con lo cual la mujer reduce la posibilidad de buscar una relación extra marital).
  • Que experimente fuertes sentimientos de seguridad dentro de su matrimonio.
  • Un nivel adecuado de celos pues implicaría “un deseo de seguir cerca de la persona adecuada”.
  • Por la presencia de diversos rasgos de personalidad que señalen un manejo estable de las emociones. Las personas satisfactoriamente casadas se caracterizan como emocionalmente estables, consideradas por otros como dóciles, sensibles. Seguras de sí mismas y emocionalmente dependientes. Así mismo, hay que considerar la autoestima, la competencia personal, la orientación al logro
  • De un nivel adecuado de comunicación, que sea reflejo de un grado satisfactorio de intimidad.
  • De la vida espiritual compartida entre los miembros de la familia.
  • De la capacidad del sistema familiar para mantener los límites lo suficientemente permeables que le faciliten a la mujer involucrarse e interactuar fuera del sistema familiar. Lo cual señalaría el hecho de que la mujer ya no quiere que su único rol sea dentro del hogar.
  • Verse libres de un nivel patológico de estrés. Es indudable que estos aspectos, no son los únicos que influyen en la satisfacción marital de la mujer, pero pueden ser considerados como un inicio para seguir reflexionando sobre el tema y para planear investigaciones que confirmen o rechacen estos supuestos.

Además, sea como sea, queda reflejado que el nivel de satisfacción marital que la mujer experimente dentro de su matrimonio se relacionara con su calidad de vida.

Publicaciones relacionadas:

Mujer y la Satisfacción Marital (Tercera Entrega)   Impacto de la satisfacción marital en la mujer en las distintas áreas de su vida
Mujer y la Satisfacción Marital (Segunda Entrega)  Factores que influyen en la satisfacción Marital
Mujer y la Satisfacción Marital (Primera Entrega) – Introducción, La Satsfacción Marital