¿Cómo andamos en temas de espiritualidad?

Por: Adriana Ruiz

137105-OSD442-504.jpgA pesar de los grandes avances en materia de ciencia, de conocimiento y de tecnología, hoy al hombre le sigue preocupado mucho la muerte, su propia muerte y lo que le va a pasar “después”.

Ante esta creciente preocupación y sobre todo en el mundo occidental, buscamos respuestas que nos lleven a alcanzar la espiritualidad rápida y efectivamente sin considerar que esta <búsqueda> da lugar a lo que Villanueva llama “industria de la iluminación” que, aprovechándose de la pérdida de los valores básicos, nos provoca una sensación de vacío para luego prometernos transformarla o eliminarla mediante meditaciones, retiros, rituales, sectas y/o sustancias alucinógenas.

En mi opinión como psicoterapeuta y de acuerdo a lo que escucho en consulta y con mis colegas, estamos en una era en la que tenemos muy poca tolerancia a la frustración y sentimos ésta necesidad de tener pruebas de todo. Existe un gran escepticismo ante los temas metafísicos, lo que podría devenir en una sensación de vacío y como no soportamos ese vacío, lo disfrazamos de <necesidad espiritual> e intentamos eliminarlo por cualquier medio debido a la necesidad de satisfacción inmediata, aunque lo hagamos desorientados y terminemos por confundirnos más, incluso, hasta caer en el fanatismo o la obsesión.

Martín A. Villanueva, en su libro Más Allá del Principio de la Autodestrucción, menciona que “Cuando carecemos de un sentido de vida, vivimos irresponsablemente o negamos la realidad que es más grande que nosotros mismos, acabamos por sentirnos desconectados”.

Así mismo, el postula que “la espiritualidad genuina no se impone, brota naturalmente”, y aunque dicha publicación tiene casi 40 años, me parece relevante rescatarla por la postura de que por paradójico que parezca, mientras más nos forzamos y luchamos por “elevarnos”, más nos hundimos. ¿El motivo? El desconocimiento del sentido profundo de las enseñanzas que nos dicen que la verdad está dentro de nosotros mismos, pese a que nos aferremos a encontrarla afuera.

Entonces, ¿cuál es la respuesta? Para mí la respuesta puede encontrarse en el texto de Villanueva cuando habla de la voluntad.

Como seres conscientes que razonan y eligen, podemos darnos cuenta de nuestra propia existencia, del curso que lleva nuestra vida, de nuestras capacidades y también de nuestras limitaciones pero lo importante es que también podemos echar mano de nuestra buena voluntad para tomar decisiones, actuar, crear una existencia llena de significados propios y hacer con ella lo que decidamos.

Y no se trata de reconocerlo intelectualmente, sino de sentirlo y vivirlo. “La voluntad es la que puede transformar la conciencia porque es el conocimiento en acción, el puente entre el deseo y el acto y es en ese pasaje donde las cosas pasan”.

Si buscan una lectura amena que plantee una visión holística sobre temas espirituales, ¡les recomiendo esta joya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s