¿Cómo entender la Sincronicidad?

Profesora Amaya Fernández Larragain

Instituto Mexicano de la Pareja.

sincronicidad

 

 

 

 

 

 

 

Sincronicidad  (sin-, del griego συν-, unión, y χρόνοςtiempo) es el término elegido por Carl Gustav Jung para aludir a «la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal».

«Así pues, emplearé el concepto general de sincronicidad en el sentido especial de una coincidencia temporal de dos o más sucesos relacionados entre sí de una manera no causal, cuyo contenido significativo sea igual o similar». (C.G Jung)

Dicho con otras palabras, se trata de una coincidencia tan grande que no podemos creer que sea producto de una mera casualidad o al menos intuimos que esa casualidad tiene un significado profundo que desconocemos, como si detrás de esas coincidencias se escondiera un mensaje oculto que no llegamos a desvelar.

Por este motivo Jung también las llamo “casualidades significativas”. Ej: pensar en alguien y en ese momento que suene el teléfono.

La sincronicidad se ve en nuestra vida, hay conexiones entre nuestros aconteceres internos y externos, y muchas veces la gran mayoría los desdeñamos

Es una coincidencia de eventos que son relevantes para la persona

  1. Coincidencia entre el contenido mental (pensamiento-sentimiento) con un evento exterior.
  2. Sueño o visión que coincide con el evento a distancia.
  3. Algo que ocurrirá en el futuro.

Aquí podemos ver un ejemplo del propio Jung y su experiencia con la sincronicidad.

«Una joven paciente soñó, en un momento decisivo de su tratamiento, que le regalaban un escarabajo de oro. Mientras ella me contaba el sueño yo estaba sentado de espaldas a la ventana cerrada. De repente, oí detrás de mí un ruido como si algo golpeara suavemente la ventana. Me di media vuelta y vi fuera un insecto volador que chocaba contra la ventana. Abrí la ventana y lo cacé al vuelo. Era la analogía más próxima a un escarabajo de oro que pueda darse en nuestras latitudes, a saber, un escarabeido (crisomélido), la Cetonia aurata, la «cetonia común», que al parecer, en contra de sus costumbres habituales, se vio en la necesidad de entrar en una habitación oscura precisamente en ese momento. Tengo que decir que no me había ocurrido nada semejante ni antes ni después de aquello, y que el sueño de aquella paciente sigue siendo un caso único en mi experiencia».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s